Resulta que si eres relojero llegan a tus manos cientos por no decir miles relojes a tu negocio. A veces las reparaciones son naturales por mal uso, mal funcionamiento, alguna pieza que se estropea. Sin embargo, a veces te encuentras verdaderas barbaridades. Muchos asociados nos envían imágenes de situaciones que parecen grotescas. Aquí tienes 3 desastes que le pueden pasar a tu reloj.

El problema es el de siempre. El cliente se gasta un dineral en un reloj y lo lleva a reparar al primer sitio que tiene en mente. Como ejemplo puede ser el sitio donde lo compró, el relojero jubilado que hace chapucillas o la tienda del barrio que arregla de todo. Sin embargo, el oficio de relojero hace miles de años que existe.

Si eres cliente de una relojería, antes de hacer nada con tu reloj, aquí tienes una lista de relojeros asociados a ANPRE. Estos relojeros pasan certificaciones y auditoria de sus talleres a nivel de marca. Estas cosas que verás a continuación son más comunes de lo habitual.

3 desastres que le pueden pasar a tu reloj

El reloj está completamente rallado. Lo habrán intentado abrir con un destornillador o con otra herramienta punzante.

#ANPRE Si tu relojero trabaja así, no de es ANPRE. Exige calidad ANPRE #tw

Una publicación compartida de ANPRE Relojeros Reparadores (@anpre_oficial) el

El reloj tiene un rastro de ADN en el interior. El ADN no está en la factura, no va incluido. Por tanto, antes de hacer nada, exige calidad ANPRE.

Imagina la siguiente situación: “Mire señor que este reloj no funciona”. Resulta que cuando lo abres aparece lo que ves a continuación.

3 desastres que le pueden pasar a tu reloj

Una vez visto esto, ¿ vas a confiar en los relojeros de ANPRE ? Evidentemente todo el mundo puede cometer errores, pero desde luego esto no se ve en ANPRE.