Entrevista a Manel Alabart en la revista GOLD & TIME a pocas semanas de constituirse Anpre.

GOLD&TIME_ ¿Porqué surge la necesidad de una Asociación de Reparadores Independientes de Relojes?

MANEL ALABART_ La necesidad surge en el momento en que las casas fabricantes no surten recambios a los reparadores independientes de forma natural, sin limitaciones. En ese momento nos damos cuenta de que, desde el vendedor, hasta el reparador, están influidos por este problema.

G&T_ Porque, aproximadamente, ¿Cuántos reparadores hay oficialmente en nuestro país?

M.A_ Lo cierto es que es muy complicado establecer una cifra real, que estamos empezando a elaborar. Creemos que pueden haber unos 500 reparadores, lo cual es una cifra muy importante. Lo que buscamos es agrupar a la mayor cantidad de profesionales posibles, para dar impulso y fuerza a nuesta Asociación, que ahora mismo cuenta con 22 empresarios y profesionales. De lo que sí estamos contentos es que ya se está despertando mucho interés.

G&T_ En estos tiempos es inevitable hablar de crisis. ¿Cómo está afectando a los reparadores?

M.A_ Realmente la crisis se nota en los momentos en que un cliente viene y pide un presupuesto, pero ya no regresa. Lo que también es cierto es que hay muchos otros clientes que nos vienen con relojes que tenían guardado en un cajón, o heredados, y ese trabajo de restauración sí que se ha incrementado bastante, en materia de relojes mecánicos. Donde sí se ha notado muchísimo es en la venta de artículos nuevos. Los clientes ahora compran menos y de menos valor. En la pasada campaña de Navidad, las ventas se han desplomado entre el 30% y el 40%.

G&T_ La formación de los reparadores es uno de los ‘caballos de batalla’ de vuestro Gremio.  ¿Qué objetivos tiene la Asociación?

M.A_ Uno de los grandes problemas es que la única Escuela Oficial de relojería en España se encuentra en Barcelona, por lo que hay muchos reparadores que no pueden acceder fácilmente a la formación y no cuentan con títulos reconocidos, a pesar de su amplia experiencia y profesionalidad. Lo que queremos es que este vacío se pueda gestionar a nivel nacional, bien por cursos propios, bien a través de las marcas.

G&T_ El pasado 18 de enero se reunieron en Madrid fabricantes y relojeros, auspiciada por la AEJPR. ¿Quiénes acudieron? ¿A qué conclusiones se llegó?

M.A_ En esa reunión, que nos conste, sólo estuvieron presentes representantes de los grupos LVHM y Swatch, de los aproximadamente 70 profesionales asistentes. Acordamos crear un documento desde nuestra Asociación, que remitiremos a la AEJPR, con nuestras reivindicaciones y los acuerdos de mínimos para que los talleres puedan seguir trabajando. Lo positivo es que los fabricantes asistentes han mostrado su interés y se está intentando llegar a un acuerdo. Esperamos que podamos llegar a un acuerdo previo, porque no creemos convenientes entrar a ‘batallar’ judicialmente. En definitiva, lo que queremos es trabajar en las mismas condiciones en que trabajan los talleres oficiales, y que sea el consumidor final el que acabe ganando.

Descargar entrevista en formato PDF