Los relojeros autónomos proponen en Bruselas un acuerdo para asegurar los suministros de los fabricantes

Como ya publicó este Diario en noviembre, Competencia Europea investiga las restricciones que algunas grandes marcas relojeras suizas ponen a los reparadores independientes a la hora de suministrar repuestos, tras la denuncia inicial, en 2004, de los reparadores europeos agrupados en (CEHAR).

Con el fin de aportar su opinión en esta investigación, el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, junto al presidente de ANPRE; Manel Alabart, han mantenido una reunión en Bruselas con el Director General de la Competencia, Cecilio Madero.

Ambas partes entienden que la mejor solución para este caso sería un acuerdo general entre las asociaciones nacionales y los fabricantes que asegure, por una parte, la calidad del servicio que ofrecen los relojeros autónomos y, de otra, la seguridad en la entrega de repuestos y utillajes necesarios para poder ofrecer el servicio de reparación a los clientes y consumidores.

Las dos Asociaciones empresariales se ofrecieron a la Comisión para exponerle los mínimos razonables que debería incorporar este acuerdo, que de no producirse debería ser impuesto por la Comisión a unos fabricantes que, si bien en su mayoría son de nacionalidad suiza, sin embargo actúan de forma generalizada en el mercado europeo.

Como ha explicado Manel Alabart a GOLD&TIME, desde la recientemente constituida Asociación Española de Repadores Independientes «se está trabajando en una serie de directrices para homologar los servicios, así como las herramientas a utilizar. Unas medidas que algunos fabricantes están acogiendo con interés, como es el Grupo Swatch (Omega, Longines, Tissot…), al tiempo que están realizando sus propias auditorías para aumentar los establecimientos independientes homologados.

Se trata de unas inciativas a las que también se podrían sumar otros grandes fabricantes, como es Tag Heuer, del Grupo LVMH, pero aún quedan muchas otras, como el Grupo Richemont (Cartier, Vacheron Constantin, IWC, Jaeger Le Coultre..) que, de momento, continúan manifestando la falta de formación reglada y homologada en la reparación independiente que existe en nuestro país para trabajar con servicios no oficiales.

Y es que «uno de los grandes problemas del Sector», como reconoce Alabart, «es la formación». De hecho, la única escuela oficial de reparadores que existe en nuestro país es el Instituto de Formación Profesional de La Merced, en Barcelona, donde se imparten actualmente cursos homologados de reparación, aunque tampoco todas las marcas relojeras lo reconocen. Esta complicación geográfica dificulta el acceso a la formación de los profesionales del resto del Estado, que suman cerca del millar.

Con el objetivo de alcanzar un acuerdo, el próximo día 18 de enero está prevista una reunión entre presidentes de las Asociaciones, Federaciones o Colegios del Sector joyero, platero y relojero de las Comunidades Autónomas, así como las marcas de relojería y todos los afectados que deseen asistir, convocada por la Asociación Española de Joyeros, Plateros y Relojeros (AEJPR).