Las modelos de cristales de los relojes que existen

tipos de Cristales de los relojes

Todos los componentes de un reloj son imprescindibles y únicos, especialmente, los cristales de los relojes. Estos son una parte vital de la imagen y funcionalidad de ese complemento. Existen distintos tipos de cristales de relojes y cada uno posee unas características propias, solo tienes que encontrar el cristal perfecto para cada reloj. Encontrarás materiales más blandos o duros, con mayor o menor flexibilidad, incluso, con una mayor resistencia a las fracturas o rayaduras. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre los relojes y sus cristales.

Tipos de cristales de relojes

Los principales tipos de cristales de relojes usados en la fabricación de estos se dividen en tres: Plexiglass, cristal mineral y cristal Zafiro. Te explicamos las diferencias entre unos y otros y cuales son sus principales propiedades.

Cristales acrílicos Plexiglass en relojes

El Plexiglass o cristal acrílico en relojes, es un material que destaca por ser el más barato y ser muy ligero, está hecho de plástico con un bajo nivel de dureza, entre 3 y 4 en la escala Mohs.
Al estar hecho de plástico es difícil que se fracture o se rompa, sin embargo, sí que es bastante propenso a rayarse con facilidad. Por suerte, también es fácil de pulir para borrar las rayaduras y dejarlo como nuevo.

Cristal mineral en relojes

El cristal mineral en relojes es el más común dentro de los tipos de cristales de relojes, este se consigue con un proceso y tratamiento de arena de cuarzo o silicio. Este material es algo más resistente que el Plexiglass, con 5 puntos en la escala de Mohs. Esta opción nos da la posibilidad de realizar multitud de cambios haciendo el cristal “a medida”. Por ejemplo, durante el proceso se le pueden añadir distintos elementos que variarán el resultado, pudiendo tener mayor o menor refracción de luz o ser más o menos resistente. Este es más fácil de romper que el Plexiglass pero no se raya con la misma facilidad.

Cristal Zafiro en relojes

En el caso del cristal de zafiro de los relojes es el más duro, tienen alta resistencia a los golpes y es difícil conseguir que se rayen, este tipo de cristal tiene 9 puntos en la escala de Mohs. Este se usa para cristales de los relojes de gama alta desde que se empezó a usar en relojes en 1960 por sus propiedades. Aunque anteriormente eran más caros, con la producción en serie de zafiros sintéticos sus costes han disminuido significativamente y podemos encontrarlos en relojes de gama media.

Cristales de relojes antiguos

Es normal que un reloj antiguo necesite un cambio de cristales, con el paso del tiempo estos materiales se ven afectados, pudiendo aparecer rayones, roturas o incluso que lleguen a abombarse.  Muchos dudáis si un reloj antiguo necesita de un tipo de cristal especial, si debe ser el mismo cristal que tenía en su inicios, etc. Realmente al cambiarle el cristal a un reloj es posible ponerle el cristal que queramos, indiferentemente del reloj o su época. Ahora que ya conoces los distintos tipos, solo debes elegir el más acorde a tus necesidades.

Aunque estos no necesitan de ningún cristal especial, el proceso de reparación puede ser más complicado, por lo que recomendamos ponerte en manos de profesionales relojeros en tu zona para que no se cause ningún daño en tu antiguo reloj durante la reparación.

tipos de Cristales de los relojes

Problemas en los cristales de los relojes

Nuestros relojes, a fin de cuentas son máquinas, y con el paso del tiempo pueden presentar distintos problemas, entre los problemas más comunes en relojes encontramos los típicos rayones en los cristales de los relojes.
En el caso de que cristal se raye, debemos acudir a nuestro relojero para que nos indique si se puede pulir para eliminar el rayón del cristal o cuál será la mejor opción.

Como comentamos anteriormente, si tu reloj posee un cristal Plexiglass es fácil pulir su superficie y dejarlo como nuevo sin ninguna complicación. Ante los rayones en los cristales de los relojes la mejor solución es la prevención, evitar cualquier tipo de golpe, tener cuidado cuando estemos en lugares como la playa con la arena, etc.

Otro de los problemas más típicos es que el cristal se empañe en nuestro reloj, esto ocurre por la temperatura a la que exponemos a nuestro reloj, ante una elevada temperatura se genera vaho que empaña el interior de nuestro cristal. Para solucionarlo debemos secarlo adecuadamente, uno de los trucos caseros más famosos y eficaces es introducir el reloj en un tarro con arroz, este absorbe la humedad.

Debemos dejarlo sumergido en el tarro al menos 24 horas para que el vaho desaparezca. Si este truco no funciona, te aconsejamos llevarlo a un relojero profesional y que haga un diagnóstico de reloj.

También puede surgir que el cristal llegue a estar en temperaturas tan elevadas que acabe por abombarse el cristal ligeramente, aunque esto no es tan común como la presencia de vaho.

¿Se hacen cristales para relojes a medida o mejor comprar repuestos?

Al igual que puedes encontrar relojes personalizados con las medidas que tu establezcas, para ello debes a ir a profesionales relojeros que pueden hacer un cristal a medida para un reloj concreto, pero por lo general estos productos se venden como repuestos con medidas estándar.

Encontrar un cristal a medida puede llegar a ser una tarea tediosa y cansada, por lo que te recomendamos tener algún repuesto, para evitar hacer esta búsqueda.
También debemos tener en cuenta que dependiendo del material con el que esté compuesto el cristal en un principio y el cuidado que se le otorgue al mismo, será más o menos probable que tengas que cambiar el cristal de tu reloj.

Ahora que sabes que no todos los cristales de los relojes son iguales debes tener en cuenta cuales son tus necesidades antes de elegir el cristal. No será lo mismo un reloj que tan solo usemos en una oficina por ejemplo que si realizamos actividades como montañismo o natación. En el segundo supuesto necesitaremos un cristal resistente, tanto a golpes como a arañazos, y en el caso de que la actividad involucre agua, es importante fijarnos en su resistencia a la misma.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…